4 septiembre, 2015 Admin OI

¡¡SIÉNTELA!! LA NOCHE LO PREFIERE ASÍ

Todo en esta rueda está ligado. La música que escuchas en cada momento diferente, la manera de mirar lo que nos rodea, cómo sentimos las cosas dependiendo del momento de nuestra vida en la que nos ocurren y en medio de ese cúmulo de universos paralelos estamos nosotros y nuestra manera de hacer fotografía.

Hay una canción, y no me preguntes porqué, que tarareo siempre que tengo la suerte de relajarme mirándolas: os hablo de las estrellas. De ese puñado de miles y miles de puntitos brillantes que nos hipnotizan y nos arrastran a una sensación de pequeñez y de inmensidad al mismo tiempo. 

“¡Miéntelas! Ellas lo prefieren así.” Burning

900charo3Pues sí. Suena ese estribillo en mi cabeza y admito que hasta me gusta bailar cada vez que las miro. Y es un sentimiento antagónico porque es imposible mentirlas. Mentirse en ese momento es una tarea absurda.

Es posible que estéis leyendo esto y no encontréis relación con la fotografía. ¿Qué hace esta tía hablando de sentimientos, de caos, de los Burning y de estrellas? ¿Y todo eso qué relación tiene con la fotografía? Y si apuramos más, ¿con la fotografía nocturna?

En mi defensa os diré que es muy fácil echar mano de dos frases y transcribir lo que es la fotografía. Lo que sentimos cuando haces fotografía, y en concreto nocturna, es otra historia… es una manera más de mentir (sin entrar en moralinas absurdas) pero no es la mía.

Y sin embargo hay días en los que una se pone chulita y en mi caso sin conocimientos de fotografía nocturna a excepción de la chapa de J.Pablo (uno de los miembros de objetivoiluminar) sobre distancias, f, índices de yoquesé y tal). Decides salir a mirarlas cara a cara pensando en que vas a volver a casa con tres unicornios alados. Y NO. Regresas sin fotografías pero con una lección de vida, de fotografía. ¿Qué más da?

900charo2Mi error la primera vez que salí a fotografiar la noche fue hacerlo pensando solo en técnica, en f, en ISO, en aperturas, y me faltó poner el mismo ingrediente que pongo cuando hago un retrato, solo que esta vez a quien miras a los ojos es a la noche. Quitarle la ropa o no ya es cuestión de complicidad entre uno mismo y su cámara.

Y es que ese espectáculo de la noche hay que disfrutarlo y sentirlo de la misma manera que cuando fotografías sentimientos, caricias, miradas, suspiros… ¡SIENTELA!

Por supuesto que hay que partir de un conocimiento técnico, pero siempre supeditado al servicio de las emociones. Esa inmensidad de estrellas que a simple vista son un caos, empieza a cobrar sentido cuando decides escucharlas y entenderlas, se alinean regalándonos figuras que nos aportan un espectáculo visual inigualable. Quizás es un momento donde es imposible mentirte porque hagas lo que hagas eres ínfimamente minúsculo bajo ese incalculable manto de estrellas.

Es un momento donde volar es compatible con clavar los pies en la tierra. Es una cura de humildad. Es irresistible verles bailar sobre nosotros y yo no me resisto a dejarme llevar por ese sonido sordo en mitad de la noche.

¿Verdad que ahora es obvio que todo tiene relación? ¿Que el caos es todo orden? ¿Que os apetece bailar? Pues disfrutad del baile.

Lee, baila, vive, mira, aprende. La fotografía es solo una forma de expresarnos, de cómo vivimos, de cómo miramos… de como SENTIMOS.

CHARO GUIJARRO

Tagged: , , , , , , ,