12 octubre, 2014 Admin OI

DIARIO DE UN CAZADOR NOCTURNO | CAPÍTULO 1

Antes de empezar a contaros el cómo y el porqué, esto que estáis leyendo hubiera sido imposible si el equipo de Objetivo Iluminar no me hubiera dado la oportunidad de escribir para ellos en su extraordinario blog; gracias infinitas.

Es Septiembre y al contrario de lo que podemos pensar para un día 10 hace bastante calor, así que como en casa no hay más que basura televisiva, decido mover el culo del sofá y hacer algo productivo y que además me encanta; hacer fotos de TODO, hasta de pies si es preciso.

Esta vez va a ser diferente, diferente porque apenas he salido al ruedo urbano de noche, diferente porque en la noche hay muchos detalles que se te pueden escapar si no estás atento, diferente porque nunca sabes si te encontrarás algún puto borracho tocapelotas o el típico grupo de macarras de barrio que pueden confundir tu trípode con un kalashnikov y darte una somanta de hostias gratuita (vivo en Zaragoza y no en Harlem, aunque viviendo en Zaragoza esa posibilidad es remota.

Pero sobre todo diferente porque es un reto para mí, es sacar todo el instinto que se supone que tienes y llevarlo a la máxima expresión artística. Realmente y pese a que siempre te haces una idea en la cabeza acerca de lo que quieres plasmar, en mi humilde opinión lo improvisado si es bueno es dos veces bueno, así que pese a eso para abrir boca, decidí debutar en un sitio que me gusta especialmente; la zona de la Expo de Zaragoza, actual ciudad de la justicia, aunque hoy en día esa palabra no signifique una puta mierda para la mayoría.

Allí hay dos paradas para hacer fotos que un japonés no puede perdonar; la torre del agua y la escultura de Jaume Plensa; el alma del Ebro.

Son dos retos importantes porque el clic fácil siempre está ahí (así lo llamo yo) y es fácil caer en la tentación de hacer una captura que pienses que es la hostia y luego resulte ser una más de las 4238746328432686 millones que se hacen allí.

TORRE DEL AGUA

01Ahora estoy pensando que una circumpolar con la torre del agua de fondo puede resultar absolutamente espectacular, pero como soy novato ese proyecto lo dejamos para cuando este luchando por la Champions League de la fotografía nocturna.

En el mundo de la noche, el blanco y negro dice más bien poco si no encuentras algo que a priori pueda llegar a tener mucho contraste.

El caso es que la torre pese a no estar iluminada (una pena, porque podría cambiar el panorama nocturno de Zaragoza), su color blanquecino grisáceo nos puede dar una oportunidad para sacar algo decente en blanco y negro…

Así que me pongo manos a la obra y apunto a una parte de la torre (no me gusta sacar la torre entera porque esta como muy visto) y disparo… El resultado a un clic.

ALMA DEL EBRO

02Caminando un poco más y justo al lado de la torre del agua nos encontramos con el “Alma del Ebro”; básicamente dirán que es una escultura con muchas letras, pero es algo más que eso, es un desafío a tu imaginación, un reto para la composición y un ejercicio perfecto para saber si la visión fotográfica que se supone que se va practicando día a día está en niveles óptimos.

Así que me desenfundo a mi niña de la funda y me pongo manos a la obra. Para conseguir algo diferente hay que hacer algo diferente, así que empiezo a buscar esas diferencias; cambios de ángulo, de perspectiva, fotos de pie, sentado, inspecciono el terreno de aquí para allá y al final encuentro lo que busco.

03Siempre me han gustado mucho las fotos con un primer plano muy enfocado y algo realmente grandioso y perfectamente reconocible en el segundo y esta vez no iba a ser ninguna excepción, así que vi una jardinera con rosas rojas y bien iluminada que estaba en línea con la escultura.

Eso sí, como me gusta el riesgo extremo y la zona está vigilada, mi instinto asesino solo se lo pensó 32423 veces a la hora de entrar allí y hacer la foto que andaba buscando, así que hice una incursión a lo ninja y conseguí una toma que particularmente me gusta mucho.

05Anteriormente en invierno ya hice una toma parecida aunque no tuve que pincharme con 423432 rosas, pero una vez vista la foto era momento de degustarla cual guepardo cazando a una gacela, así que abrí mi botella de agua del grifo que llevaba y brinde conmigo mismo por la pieza capturada…

Pero la mejor captura de la noche (en mi opinión estaba por llegar). Tras recorrerme la Zona Expo de arriba abajo y hacer un donativo en forma de sangre a los millones de mosquitos que habitan por la zona, entramos en la zona de los antiguos pabellones que dieron vida a la Expo durante el verano del 2008.

04El entrenamiento visual, ese perfecto desconocido que dicen que vas aprendiendo con esto de las fotos, me iba a hacer un guiño en forma de fondo magenta imposible. Es absolutamente imposible no reaccionar ante tal fondo, solo si eres finlandés es posible que pases de largo.

Tenía el fondo, pero no el protagonista, así que me puse a pensar quien o que podría ser el protagonista de mi próxima captura.

Quería que quedara bien, así que al primero que descarte fue a mí mismo, más que nada porque yo solo me hago fotos con mi gorro de borlas de invierno.

Estuve a punto de coger el teléfono y llamar a un par de conejillos de indias que se atreven a seducir a mi cámara mucho mejor de lo que yo lo hago, pero ya era muy tarde y sobre todo era una idea de frikazo. En el mejor de los casos me hubieran mandado a la mierda de un modo muy cortes, así que no me quedaba otra que buscar algo en el terreno lo suficientemente atractivo para conseguir lo que mi cabeza tenía en mente.

La verdad es que no me lo pensé mucho y recurrí al topicazo de que las flores suelen molar y hacen atractiva una foto y tuve la suerte que aquello estaba plagado. La pena fue que seguramente eran las flores más sosas que había visto nunca, pero cuando tienes una cámara y una meta, no hay nada que te detenga.

Fue hacer click, revisar la foto y pensar para mis adentros que ya tenía lo que había venido a buscar. El primer día de caza me había saciado el hambre y como los buenos jugadores de ruleta, era momento de retirarse a casa para volver otro día con ganas de mucho más.

ÁLVARO JULIÁN MOÑUX

Tagged: , , , , , , , ,