10 marzo, 2015 Admin OI

LA NOCHE NOS CONFUNDE | CAPÍTULO 3

Antes de comenzar mi nuevo relato, quiero pediros disculpas a todos por el retraso de esta tercera entrega.

Dicen que lo bueno se hace esperar (no es este el caso) porque en mi humilde opinión creo que los dos episodios anteriores me quedaron mejor, pero también dicen que nadie es perfecto, así que vamos a pasar de topicazos e ir al grano.

Imagino que a todos os gusta el cine, y a los que no, creo que sois conscientes de un invento llamado cine donde hay variedad de gustos y en el cual no puedes pronunciarte mucho sobre tus gustos por miedo a que el payaso de turno te llame friki. Yo poseo la enorme ventaja o la desventaja (depende de cómo lo veáis) de que realmente me importa bien poco lo que opinen de mi y desde aquí os digo que SI, que si queréis me llaméis frikazo de STAR WARS, pero que sigáis leyendo mis relatos porque eso me motiva mucho más que ver la trilogía entera otra vez.

El caso es que no habría cine si nadie hubiera inventado la fotografía, y precisamente de eso trata este capítulo tercero. Es un homenaje a los directores de fotografía, y más concretamente a los directores de fotografía de aquellas películas cuya trama principal transcurre en la noche. Realmente no he hecho ninguna labor de documentación para saber quiénes son los genios fotográficos que lo van petando hoy en día, pero he aprendido algo de todos ellos y de sus trabajos y es el hecho de que la noche es contraste puro, es oscura pero tiene el don de poder proyectar unos colores que durante el día es imposible conseguir. La noche está llena de colores y como buen ojeador hay que saber dónde encontrarlos, cómo encontrarlos y lo más complicado intentar capturarlos en tu cámara.

Hace unos meses ví en la televisión la película Collateral de Michael Mann. La película transcurre durante la noche, pero los colores que iluminan el cielo en plena madrugada son hipnóticos. Crean una atmosfera de misterio y de paz que resulta adictiva. Me reté a mi mismo para intentar conseguir o al menos intentar llenar de color la noche, y el resultado de dicho reto es este capítulo 3.

Tenía el tema, pero me faltaba el actor protagonista y que mejor actor protagonista para los maños que su propio rio Ebro, así que solo faltaba hacer el click. Dadas las circunstancias (es lo bueno del fucking Invierno) la noche dura como unas 12 horas, aunque da la sensación de que termina en el momento de entrar a trabajar y empieza en el momento de salir de trabajar así que todo son ventajas para un cazador nocturno como yo.

DSC_0001El caso es que el abanico de posibilidades de captura es enorme, y como a mí me gusta lo difícil, espere a que el frio en mañolandia no tuviera que envidiarle nada al de Siberia, y una mañana de Domingo en pleno mes de Enero a eso de las 6 de la mañana me pareció el momento perfecto. A mi culo creo que no le pareció buen momento…. (Creo recordar que estábamos a -3º) y el resultado a un clic de distancia.

Creo que ha sido la primera vez, que en el primer disparo me he dicho a mí mismo “fuck yeahhhhhhhhhhhhhhh” y me he dicho a mi mismo que soy “la hostia”, pero desde la humildad ehh.

Pero ¿qué sería de una película sin un actor secundario? Pues seguramente algo nacido de la factoría Telecinco.

DSC_0004Así que pensé en mi propio yo como actor de reparto para sacar o intentar transmitir el efecto de paz y serenidad que me transmite la noche. Como bien muestra la foto, podría quedarme horas sentado viendo las luces que emanan de la ciudad y observando cómo dichas luces hacen que el cielo se refleje de una manera u otra, pero siempre espectacular.

Cuando las horas pasan como minutos y cuando llevas 3 horas haciendo fotos de noche sin tener hambre, es que una de dos; te mola mucho el pasar frio y disfrutar de lo que haces o eres un robot chinorris programado para trabajar sin sentir dolor alguno. Afortunadamente soy un poco de cada.

Al igual que ocurre con los amaneceres, los amantes de la fotografía tenemos todos los días una oportunidad de oro para poder demostrar que Dinio tenía razón cuando dijo aquello sobre que la noche le confundía. Ese es el objetivo, intentar plasmar que la noche no solo es oscuridad y reverso tenebroso. Siempre puede haber un poco de luz y de color incluso en las noches más oscuras.

Buenas noches amigos.

ÁLVARO JULIÁN MOÑUX

Tagged: , , , , , , , , ,